Horario: L X J de 9 a 21 • M y V de 9 a 18

Cómo cuidar nuestra higiene postural con fisioterapia

Cómo cuidar nuestra higiene postural con fisioterapia

Una buena higiene postural es clave para prevenir lesiones y dolores de espalda y cuello, musculares, contracturas… Tu fisioterapeuta de confianza te enseñará a identificar y corregir esos malos hábitos posturales que son la causa de numerosos problemas musculoesqueléticos.

Por definición, higiene postural es el conjunto de normas que persiguen mantener una posición corporal correcta, ya sea en reposo o en movimiento, para evitar lesiones, prevenir dolores y disminuir riesgos. 

Pero ¿qué es una postura correcta? Sencillamente, es aquella que no es forzada, que no fatiga ni molesta y no altera el equilibrio. Parece fácil y, sin embargo, las patologías derivadas de las malas posturas llenan las consultas de atención primaria y son causa de muchas incapacidades laborales. 

 

Aprende higiene postural con tu fisioterapeuta

La fisioterapia dispone de algunas herramientas que te ayudarán a corregir tu postura y te educarán en higiene postural, como la Reeducación Postural Global (RPG), una técnica creada en los años setenta por el fisioterapeuta francés Philippe Souchard, que enseña a mantener la postura adecuada en cualquier actividad que desarrollemos. 

En su aspecto preventivo, estas técnicas de fisioterapia son frecuentes para la prevención de lesiones deportivas, prevención y tratamiento de lesiones laborales y en general cualquier alteración muscular y articular derivada de malas posturas, en niños, por ejemplo.

Otro método que usan los fisioterapeutas para enseñar higiene postural es la denominada Escuela de Espalda. Se trata de un programa terapéutico, que incluye ejercicios y educación, dirigido especialmente a fortalecer y cuidar la espalda. Entre otras habilidades y ejercicios, como la mencionada reeducación postural, también aprenderás higiene postural y ergonomía, además por supuesto de tratar la dolencia que padezcas. 

Tu fisioterapeuta identificará el origen de tus dolores de espalda o cuello, muchas veces derivados de malos hábitos posturales, movimientos inadecuados y falta de ergonomía en el entorno cotidiano. Después te enseñará a corregir los errores posturales y de ergonomía detectados y te facilitará distintas técnicas para prevenir tensiones y sobrecargas, así como ejercicios individualizados. 

 

8 normas básicas de higiene postural 

Una mala posición en la realización de las actividades de la vida diaria, el llevar pesos de una forma inadecuada o malas posturas durante el descanso o en el trabajo, pueden provocan desequilibrios musculares y dolores Podrás evitarlo si observas las siguientes reglas:

De pie, coloca un pie delante de otro y altérnalos con frecuencia. Al caminar, procura llevar cabeza y tórax alineados

Sentado coloca la espalda derecha, siéntate al fondo de la silla y reposa los pies en el suelo. La silla, mejor con brazos que sirvan de apoyo a los tuyos. No mantengas mucho tiempo la misma posición, ya sea de pie o sentado y levántate de la silla al menos cada 20 minutos.

Frente al ordenador coloca la pantalla a 45 cm de distancia y a la altura adecuada, evita los reflejos en la misma y coloca el teclado a la altura de los codos.

Al levantar peso del suelo, flexiona las rodillas, sube el objeto pegado al cuerpo y solo hasta la altura del pecho. Para colocar objetos en alto súbete a una escalera o silla.

La compra no debe ser muy pesada y debe repartirse entre ambos brazos. Si pesa mucho es mejor llevar carro o mochila, bien ajustada a los hombros y a la altura de la columna dorsal, no en los riñones. El carro, mejor arrastrarlo bien cerca del cuerpo.

Al conducir los pies deben llegar perfectamente a los pedales con la espalda bien apoyada en el asiento. Los brazos deben quedar ligeramente flexionados, mientras agarras el volante con las dos manos. 

En la cocina al lavar platos, cocinar o planchar el fregadero, la encimera y la tabla deben quedar a la altura de tu ombligo.

Cuidado con el móvil: daña el cuello, las zona lumbar y los dedos. Úsalo con mesura, para mirarlo sube el brazo en lugar de bajar la cabeza y compensa los excesos con ejercicios de cervicales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuida tu postura también al dormir

Dormir bien es de suma importancia para una buena recuperación de todo el organismo. Si te levantas con dolor de espalda o articulaciones o si estos mismos dolores te despiertan de tu sueño, además de cambiar de colchón y/o de almohada, debes revisar tus posiciones al dormir y adoptar las correctas:

 
 1 /  Si duermes de lado, procura que la columna quede perfectamente alineada con el cuello. Para ello usa una almohada adecuada, ni muy alta ni muy baja y otra almohada entre las piernas para no generar tensiones en la pelvis y la región lumbar

2 / Si duermes boca arriba, cabeza y cuello deben quedar igualmente alineados y para evitar una mayor curvatura lumbar puedes colocar una almohada debajo de las rodillas.

3 / Si duermes boca abajo, cambia ya a cualquiera de las otras dos posiciones. Es la peor postura para dormir, ya que, entre otros efectos indeseables tensiona las cervicales y la columna, afecta a los discos intervertebrales, presiona la mandíbula, impide una respiración amplia y oprime el diafragma y el corazón.

4 / Por último, para levantarte de la cama, flexiona las rodillas, gira el cuerpo hacia un lado, apóyate en los brazos y siéntate al borde de la cama, después incorpórate apoyándote en las manos.

Fisioeterapeuta en PozueloFisioterapia Pozuelo

 

Comment(1)

Fisioterapia para prevenir y aliviar el dolor cervical – Clínica Fisioterapia Me Duele Aquí
26 junio, 2020 At 10:43 am

[…] ambos casos, las soluciones están en nuestra mano: higiene postural y un puesto de trabajo ergonómico, en el caso de los ordenadores, y en el de los dispositivos […]

Escribe un comentario

Rellena el siguiente formulario para escribir tu comentario.