Horario: L X J de 9 a 21 • M y V de 9 a 18

¿POR QUÉ ME DUELE LA MANDÍBULA?

¿Por qué me duele la mandíbula?

En múltiples ocasiones nos somos demasiado conscientes del dolor mandibular a no ser que la intensidad sea importante o muy frecuente, pero….cuando en consulta os preguntamos….

A veces nos comentáis que se os cansa la musculatura masticatoria cuando coméis frutos secos, pipas, cuando os coméis un bocadillo, algunas mañanas al despertar, notáis tensión al bostezar….podría seguir enumerando un montón de situaciones en las que podéis tener síntomas en la mandíbula.

Otras muchas veces nos comentáis que sufrís dolores de cabeza en la zona de sien, en un lado o en los dos por las mañanas cuando os despertáis o cuando realizáis tareas que requiere mucha concentración (en el trabajo también ) o cuando estáis estresados. En todas estas ocasiones, y en otras, el origen puede ser mandibular.

 

 

¿Qué puede originar que la musculatura masticatoria duela?

Posibles causas del dolor de mandíbula

Bruxismo 

El bruxismo es una actividad del sistema masticatorio que el cuerpo realiza sin una función concreta, puede ser que se rechine, se apriete o simplemente se contraiga la musculatura sin que contacten los dientes. Puede ocurrir tanto de día como de noche y resulta difícil de controlar. Ver artículo 

Ortodoncia

En otras ocasiones la musculatura también puede doler, por ejemplo, cuando nos ponen ortodoncia, el cambio de tensión en los dientes o las molestias secundarias a la tensión ejercida por la ortodoncia sobre los dientes también altera la mecánica masticatoria y puede sobrecargar la musculatura.

Masticación

Otras parafunciones pueden hacer que los músculos masticatorios estén trabajando en exceso, como morderse las uñas, mascar chicle en exceso, mordisquear las tapas de los bolis, los labios, las mejillas….

Otras causas

También podría ser origen tras caídas o latigazos cervicales tras un accidente de tráfico, debido a la inercia del golpe la mandíbula realiza un movimiento anteroposterior descontrolado que puede producir una inflamación articular y una contracción brusca muscular secundaria.

Ciertas medicaciones antidepresivas y ansiolíticas pueden aumentar la actividad muscular masticatoria…

Al citar tantos orígenes diferentes hay que entender porqué la búsqueda de una solución requiere la consulta con profesionales especializados en dolor orofacial y disfunción cráneo-mandibular.

 

¿Qué podemos hacer en casa mientras acudimos a un profesional especializado?

Como cuidar tu mandíbula y suavizar las molestias

Desde que empezamos a ser conscientes del dolor o limitación que sufrimos hasta que acudimos a un profesional podemos tener ciertos cuidados en nuestro día a día, muchos de ellos, serán también recomendaciones que os proporcionaremos en consulta.

Masticar de forma bilateral– repartir el bolo alimenticio por igual en ambos lados hará que repartamos la carga de trabajo, si el dolor es unilateral podemos masticar por el lado contrario, aunque dependiendo de la causa del dolor, esto no siempre es la mejor opción.

Evitar las parafunciones – Evitar todo aquel trabajo en exceso al que sometemos a la musculatura, como comernos las uñas, mordisquear todo tipo de objetos, los mofletes y labios, apoyar el mentón sobre la mano, ya que estamos impactando la articulación en su espacio más posterior…

Modificar hábitos alimentarios – evitar, durante un periodo, comidas duras, los frutos secos, las verduras y frutas crudas (zanahorias, manzana, filetes…), o sí se comen, rallarlas o cortarlas en tamaño pequeño…Evitar el pan más duro, los bocadillos y hamburguesas (aperturas máximas de boca), no comer chicles

Masajear – Aunque no nos demos cuenta, son músculos, y como tal, agradecen como cualquier otro músculo del cuerpo el masaje, podemos realizar círculos o movimientos longitudinales verticales en la musculatura para aliviar la tensión. El calor también puede ayudar a aliviar la sensación de sobrecarga.

Autocontrol – Esto resulta muy interesante en el bruxismo diurno, tenemos que ser conscientes de cuándo estamos apretando la mandíbula e intentar relajarla. Esto durará inicialmente unos segundos, pero, según vayamos repitiendo esa “desconexión”, nos resultará más fácil ser conscientes de cuándo lo hacemos y mantener esa tensión más controlada.

Por supuesto estas son nociones generales que en todos casos habrá que individualizar y tratar en función de cada persona y el origen en su caso del dolor y la limitación que le origine.

 

>> Tratamientos del dolor orofacial

 

En nuestra clínica de Fisioterapia Me Duele Aquí en Pozuelo estamos especializados en dolor orofacial  Nuestro equipo de fisioterapeutas puede ayudarte.

 

No dudes en llamarnos e informaos

91 352 50 02 •  640 61 94 71

Fisioterapeuta en PozueloFisioterapia Pozuelo 

 

 

 

 

Escribe un comentario

Rellena el siguiente formulario para escribir tu comentario.